Mecanismo de vuelo

En odonatos, el vuelo se realiza por músculos dispuestos de manera vertical y longitudinal, que deforman la caja del tórax al contraerse y así mueven las alas articuladas con ella. Los músculos no están unidos directamente a las alas, sino al “noto”, que corresponde a la parte superior de la caja torácica y que a su vez está unida al borde de las alas que se proyectan hacia fuera por el borde lateral de la caja torácica, llamada fragma (Corbet,1999). Este punto o pivote sobre el que se apoya el ala no se mueve, pero si soporta la base del ala, realizando un movimiento de palanca. Para batir el ala que se proyecta hacia fuera, se balancea sobre el pivote, formando un ángulo de movimiento; cuando el conjunto de músculos verticales que conectan con el noto y el esternito (parte baja de la caja torácica) se contraen,  el noto es atraído hacia abajo y arrastra consigo la base del ala y, como el pivote no se mueve, el ala se eleva. Cuando estos músculos se relajan, otro conjunto de músculos, los longitudinales, se contraen. Al contraerse, el noto sube y eleva su porción central, lo cual propicia que ahora el ala baje en el segundo movimiento. Además de estos movimientos que suben y bajan el ala, existen otros juegos de músculos que pueden mover las alas lateralmente y también atraer la parte delantera, antes que la trasera, dando lugar a la tracción hacia arriba y hacia delante. Durante el vuelo se producen tres movimientos:
1) batimiento del ala hacia arriba y hacia abajo
2) movimiento de flexión o inclinación
3) balanceo hacia adelante o hacia atrás, como si fuera el remo de una lancha con un punto de apoyo.
Estos tres tipos de movimiento ocurren simultáneamente, lo que produce un movimiento de desplazamiento. Es similar entre insectos, pero ocurre en diferente grado según la velocidad y el largo del ala. Podría pensarse que a mayor tamaño de las alas en los insectos, éstos son más potentes en su vuelo; sin embargo, si se compara a los odonatos con las mariposas y escarabajos, entre otros, cuyas alas son más grandes, nos damos cuenta que no alcanzan la misma velocidad de vuelo. El aire, a diferencia del agua, tiene menor densidad y ofrece poco soporte de flotación; por ello, todos los voladores deben vencer a la gravedad, utilizando principios de sustentación aerodinámica. Así, gracias a las menores fuerzas de resistencia aerodinámica desarrolladas, pueden conseguir velocidades mucho mayores. La producción de fuerza propulsora para dirigir a un organismo hacia delante y de sustentación para mantenerse en el aire, se consiguen simultáneamente con el batido de las alas.

Algunos de los enlaces en los que se muestra el vuelo de los odonatos son los siguientes:

"David Attenborough - Life in the Undergrowth - dragonfly": https://www.youtube.com/watch?v=Q-7k2HNJpXA

"Dragonfly action in slow motion": https://www.youtube.com/watch?v=HdKxmvcRxls

Referencia de esta publicación:

Barrera-Escorcia, H.; Lara-Vázquez, J.A.; Villeda-Callejas, M.P.; "El vuelo de las libélulas y su utilización en la tecnología"; Laboratorio de Bilogía Celular, Laboratorio de Zoología y FES-Iztacala, UNAM.

Fri, 2015-01-23 19:36 -- ABA6
public://pictures/picture-2-1415835206.jpg
Scratchpads developed and conceived by (alphabetical): Ed Baker, Katherine Bouton Alice Heaton Dimitris Koureas, Laurence Livermore, Dave Roberts, Simon Rycroft, Ben Scott, Vince Smith